Consejos y recetas fáciles para una Navidad sin estrés

La Navidad es un momento muy especial y mágico para toda la familia. Decorar la casa, esperar los invitados, comprar regalos para tus seres queridos…todo se activa alrededor de estas fiestas. Pero no nos tenemos que olvidar que una buena celebración se traduce en la presentación de menús apetitosos y vistosos. Tanto si te gusta cocinar como no, la preparación de las comidas se puede ser toda una odisea. Y esto significa no poder disfrutar con calma de los momentos de alegría y diversión junto con los tuyos. Para que puedas organizarte sin estresarte te sugerimos que leas las siguientes líneas.

Planificación, el consejo que gana por goleada

Sabemos que esto es lo que se recomienda en la mayoría de recetas, pero ¿lo hacemos? La verdad es que con las prisas, los regalos y con otras muchas cosas, dejamos la planificación a un lado para hacer aquel plato que nos ha recomendado a última hora el vecino o amigos. Trata de buscar semanas antes las recetas que vas a elaborar. Tienes que pensar en el número de personas que vendrán a tu casa, el tipo de comida y si es comida o cena.

Es importante que hagas una lista con todo lo que necesites comprobando qué tienes en la despensa y lo que no. Además de planificar también ahorrarás significativamente. Piensa en todo, en los aperitivos, primeros o segundos platos, dulces y bebidas como refrescos, agua y cava. También debes pensar en si hay algún invitado que tenga intolerancias y alergias, o bien en los tipos de dieta que pueda hacer, como vegana o vegetariana. De la misma manera es importante pensar si habrán niños para prepararles también a ellos platos divertidos.

Otro de los clásicos momentos es cuando no te cabe nada en el congelador. No paras de comprar o congelar alimentos hasta tal punto que rebosan el congelador Sabiendo esto, ordena y limpia el congelador para así poder identificar lo que tienes y lo que no, así te aseguras más espacio para guardar las compras. Será además una de las maneras para consumir lo que lleva tiempo en el congelador.

Preparar los platos con tiempo te va a ayudar de algún imprevisto de última hora y lo más probable que puedas pasar más tiempo con los tuyos a la hora del aperitivo. Recetas frías como pasteles salados o bien salsas que se conservan unos 3 días en el frigorífico, pueden ser una salvación. Los caldos o cremas también se conservan bien refrigeradas durante unos 3 días. Algunos dulces de Navidad pueden ser un poco laboriosos, por ello, intenta hacerlos con antelación para no perder tiempo el mismo día. Por último, para cocinar sin agobios, lo ideal es que los platos que requieran prepararse al momento deben tener un equilibrio con las que se preparan con antelación. La ayuda de tu familia también puede ser un apoyo muy importante a la vez que divertido.

Pruebas con las nuevas recetas

Para evitar destrozos en el plato es mejor que pruebes de hacer la nueva receta con anterioridad. Intenta hacerlo con menos cantidad y de esta manera podrás adaptarte al procedimiento de la receta así como corregir algún error que se haya cometido.

Decorar la mesa

Si te encantan los elementos decorativos aprovecha las redes para recopilar ideas para conseguir una mesa elegante o de estilo más navideña. Para ello, piensa, busca o investiga por las tiendas los miles de detalles que puedes poner en tu mesa. Tus comidas quedarán más engalanadas y se creará un ambiente más familiar. Revisa bien los manteles, las servilletas a juego y la vajilla que tienes pensado poner.

Adulto y niño cocinan

Cocinar en familia puede ser un momento muy divertido durante las fiestas navideñas

Consejos alimentos

Caldos. Para preparar platos con caldo se recomienda prepararlos con antelación y congelarlos. De esta manera, lo tendrás a mano y podrás hacer la receta sin preocuparte por el tiempo. Acuérdate de desespumarlos antes.

Pescado. Si no quieres perder el tiempo eligiendo un buen pescado fresco, debes saber una serie de elementos que permiten saber si lo que estamos comprando es de calidad o no. Características como los ojos o agallas pueden ser buenas pistas. Lee este artículo para saber más.

Marisco. En el caso que quieras ofrecer marisco a tus invitados, puedes comprarlo con antelación y congelarlos. De esta manera te puede salir la compra más económica. Lee el siguiente artículo para saber cocinar y conservar correctamente el marisco.

Verduras. Si vas a preparar verduras como guarnición a tus platos, puedes potenciar su color si añades una cucharada de bicarbonato en el agua de cocción.

Carne. Puedes aprovechar la carne picada sobrante para una gran variedad de platos. Por ejemplo puedes preparar canalones, albóndigas, champiñones, calamares, calabacines rellenos o bien pasteles salados. 

 

A continuación te ofrecemos otros consejos además de nuestras recetas de Navidad  Unas recetas fáciles y rápidas con dulce de membrillo, un producto artesanal con un sabor y textura que te darán como resultado unos platos  exquisitos. 

 

 

Imágenes: severyanka y Zooz vía Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR