6 errores habituales que cometes en casa y no te habías dado cuenta

Durante estos días de pandemia la casa se ha convertido en nuestro principal lugar donde pasamos muchas horas ya que no solo descansamos, sino que también trabajamos y nos dedicamos en profundidad con las tareas domésticas. Ordenar las estanterías, la despensa, cambio de ubicación del mobiliario, limpiar y poner en marcha el horno son algunas de las actividades más comunes durante estos días. ¿Pero, usamos los electrodomésticos correctamente? Hemos recogido algunos de los errores más comunes de los que seguramente no te habías dado cuenta. Suponen un ahorro de energía y garantiza una prolongación de vida de los aparatos.

 

  1. Guardar comida caliente en la nevera

Es uno de los errores más habituales y los que consumen más energía. Si guardamos la comida caliente que acabas de preparar lo que ocurrirá es que la temperatura de la nevera augmentará además de la consecuente proliferación de microorganismos. Así, lo aconsejable es que dejes enfriar la comida antes de guardarla, pues las bajas temperaturas siempre aseguran un adecuado ambiente al ralentizarse el desarrollo de bacterias. Además de esta pauta, otra de las medidas que debes tomar en cuenta es cerrar herméticamente los recipientes de las comidas. Siguiendo estos consejos evitarás contaminar y mezclar los olores de los otros alimentos.

 

  1. Guardar el embutido en su envase original

Es común dejar los embutidos en su envase original una vez los abrimos. Según los expertos, lo recomendable es conservarlos en papel de aluminio o papel film. El motivo es que al abrirlos los productos que abrimos envasados pierden el vacío y, al entrar en contacto, con el aire, el contenido se va oxidando. Las propiedades y su sabor se conservarán mucho más. Otro consejo más que te debes apuntar

 

  1. ¿Enjuagar los platos antes de ponerlos en el lavavajillas?

Absolutamente no. Esta acción es una práctica muy común ya que siempre quedan restos de comida en los platos. Según muchas voces, esto supone un gran gasto de agua, unos 12 litros por minuto. Lo recomendable es retirar los restos sin enjuagar e introducir los platos para su lavado. En el caso que los laves más tarde, se puede optar por un programa de prelavado. Además, para que el agua circule bien entre los cubiertos y platos estos no deberán amontonarse.

 

  1.  Abrir el horno para comprobar la cocción

Un horneado adecuado depende de varios factores como saber el tiempo preciso y el tipo de horno. Muchos aparatos tienen notables diferencias puesto que tienen diferentes funcionalidades y opciones. Al desconocer el tiempo y el horno, lo más habitual es que abramos la puerta para controlar el proceso. Es un gran error puesto que abrir el horno constantemente hace que la temperatura baje entre 25 y 50 grados, un 20% de la energía acumulada. Esto supone alargar el tiempo de horneado. Por tanto, este gesto es un consumo de energía que podrías evitar. Recuerda que puedes usar la luz para iluminar la zona de la cocción. También es importante apagar el horno antes de finalizar la preparación, pues puedes aprovechar el calor residual para acabar tu receta.

 

  1. Llenar erróneamente la lavadora

El orden en el que se introduzca la ropa influye también en un buen lavado. La ropa más sucia debe ir al fondo. De esta manera hace más fricción y se lava mejor. Es igualmente importante que no sobrecargues demasiado la lavadora para que la ropa se pueda mover libremente y para que no se arrugue en exceso. Entre la ropa y la parte superior del tambor debe caber tu mano. También es básico que revises los bolsillos por si ha quedado algún objeto como llaves o pañuelos de papel. Estos objetos podrían obstruir el filtro y dañar la lavadora.

 

  1. Dejar el microondas vacío encendido

Mientras estamos en la cocina solemos hacer muchas cosas a la vez. Por eso, es común que se incurran en errores como dejar en funcionamiento este aparato cuando no hay ningún plato en su interior.  El aparato puede dañarse puesto que la energía del magnetrón rebota por las paredes al no contener ningún alimento que absorba las ondas.

 

Imagen: Structuro vía Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR